LAS BANANAS TIENEN CHICHIS

Samuel Parra

Dicen que los refranes son Evangelios chiquitos. Acá en Sinaloa comentan que “No le busques chichis a la serpiente”, es decir “take it easy my friend”, llévatela tranquilo, no te metas en problemas. ¿Y si te matan a tus papás? ¿Y si te violan? ¿Y se carga la Calaca a tu hermano? ¿Qué vas a hacer? La Escritora Macaria España hizo justicia por su propia mano.

Bajo la editorial Nitro/Press, la autora mexicana presenta su obra Banana Street, una novela realista que retrata el escenario volcánico de los feminicidios en México bajo la lupa de una tenaz e intrépida mujer que, sin quererlo pero con mucho coraje, se convierte en justiciera, verdugo y detective. ¿Por qué? Pues nomas porque en México el Sistema de Justicia Penal vale madre.

Macaria España

Nacida en los límites de la realidad y acuñada en la ficcionalidad, Banana Street es un espejo de la realidad del Bajío de los años noventa, un retrato de la clase baja y que nos conduce a una actualidad abrumadora y cruda, donde la violencia de género estalla en las manos de los protagonistas y es ella la que nos lleva a imaginar otra realidad posible.

¿Cómo explicarías la violencia de los seres humanos?

Depende desde qué ángulo abordemos esa violencia. La mayoría crecimos bajo algún dogma religioso y en ese sentido la Biblia siempre tiene una respuesta: “Luego añadió: —Lo que sale de la persona es lo que la contamina. Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona. Marcos 7:20-23”
En lo personal creo que la violencia es una consecuencia de muchos vacíos, de la persona, la sociedad, el gobierno, las leyes… ufff… un sinfín de factores la producen, pero también es cierto que la violencia es algo inherente al ser humano.

La novela comienza de golpe con una entrada demoledora, te presentan a la “Madafaquer”, un personaje muy importante en toda la trama.

En pleno siglo XXI es obvia la evolución del hombre, pero ¿y la involución?

Creo que vamos más para la involución que la evolución, lo que ha evolucionado son los productos creados por el hombre, como la tecnología, las construcciones, etc. Pero el hombre como tal, no veo que haya logrado ser más inteligente, más veloz, más resistente al medio ambiente.
Y la involución la vemos todos los días en el comportamiento: asesina, viola, roba. No hay una brújula ni ética ni moral que logre conducir al ser humano a esta evolución.

Conforme avanzas la lectura, te darás cuenta que el personaje principal, Isabel, puede ser tu hermana, prima o amiga, una chica con sueños y aspiraciones. Todo es miel sobre hojuelas hasta que un falto de gracia, es decir, un desgraciado, te arruina la existencia.

Dicen que todos somos un asesino en potencia, ¿Qué crees que puede llevar a un hombre o una mujer a asesinar? Es una pregunta muy compleja, porque todos creemos que somos capaces de matar por defender a nuestra familia, por poner un ejemplo. Pero no es así. Hemos visto a través de la historia que el instinto de supervivencia no necesariamente nos convierte en asesinos. Mi papá decía un dicho: “a que lloren en mi casa, que lloren en la tuya…”, es decir, si tenemos que estar en esa situación de pelear por nuestra vida, será mejor que matemos a la otra persona, pero no todos somos capaces de hacerlo. Creo que se necesita un detonador y tener esa propensión a la violencia.

Lo que hace Macaria es dotar a su personaje de valor, no cualquiera sale a la calle con una pistola y dice “me voy a vengar”, los valores nos detienen, la “vocecita” de nuestra cabeza puede frenarnos pero España dice “quítate que ahí te voy”.

¿Qué parte del proceso de creación de la novela disfrutas más?

Cada uno lo disfruto de diferente manera, por ejemplo, me gusta mucho la investigación porque descubro cosas y datos que no sabía y es como encontrar pequeños tesoros. También cuando escribo y encuentro el ritmo preciso para hacerlo, me gusta mucho, porque es como bailar, te va llevando ese ritmo. Tal vez el que no me gusta tanto es corregir, jeje, porque siempre hay algo que será perfectible.

Lejos de disminuir, los delitos contra mujeres y niñas se han incrementado en México. Desde 2015 a noviembre de 2020 se han duplicado los feminicidios y asesinatos, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

De alguna manera, este panorama ha dotado a Macaria España de mucho hilo y seda para tejer la historia de Banana Street.

¿Qué parte del proceso de creación de la novela disfrutas más?

Cada uno lo disfruto de diferente manera, por ejemplo, me gusta mucho la investigación porque descubro cosas y datos que no sabía y es como encontrar pequeños tesoros. También cuando escribo y encuentro el ritmo preciso para hacerlo, me gusta mucho, porque es como bailar, te va llevando ese ritmo. Tal vez el que no me gusta tanto es corregir, jeje, porque siempre hay algo que será perfectible.

Y aunque el amor también es una parte importante en la trama de la novela, siempre hay decisiones difíciles de tomar, el camino de Isabel no es fácil, tampoco el de la autora.

¿Cuál es la mayor dificultad que has encontrado en tu camino literario?

Pues han sido muchas pero no sabría cuál es la principal. Podría decirte que ser mujer, o ser de provincia, o ser pobre, mamá soltera, malos maestros, no sé, pero ha sido difícil en general.

Banana Street viene a dar un latigazo al género de Novela Negra en México, donde se creía que el espacio solo era de los simios de lomo plateado, pues no, llegó una jinete con una patada demoledora.

¿Hacia dónde va Banana Street?

De momento, pues a seguir promocionando la novela, después tratar de publicar la secuela, y tengo muchas ganas de verla en pantalla, ando haciendo el guion, pero es complejo todo ahora con la pandemia. Vamos a ver qué tal le va a Chabela.

¿Qué hay de Isabel en ti? Yo creo que más bien hay algo de Macaria en Isabel y es la pura furia.

En 2015 se registraron 411 delitos tipificados como feminicidios. En 2016 aumentaron a 605, en 2017 fueron 742, en 2018 contabilizaron 893, en 2019 se incrementó de forma alarmante a 940, mientras que hasta noviembre de 2020 oficialmente fueron 860.

Hay que señalar que las cifras anteriores únicamente corresponden a los delitos que legalmente se tipificaron como feminicidios, sin embargo la muerte de mujeres es inmensamente mayor

¿QUIÉN ES MACARIA ESPAÑA?

Macaria España nació en Celaya en el místico 1980. Se tituló en Periodismo y realizó una Maestría en Artes en la Universidad de Guanajuato. Ha trabajado como reportera, guionista y profesora. Es autora de los libros de cuentos La generación del desencanto (Pictographia Editorial, 2013), Las esquinas del mundo (Ficticia, 2018) y 23 centímetros (BUAP, 2018) que se inscriben dentro de lo que denomina como Dark Realistic Mexican Fantasy. Empedernida k-lover y amante de los gatos, en su tiempo libre le gusta recolectar objetos brillosos y crear contenido para sus múltiples redes sociales.

Publicado por Huérfanos de Saturno

Somos crítica del mundo en que vivimos y crítica de la literatura, crítica de la crítica y esa crítica es creadora siempre. La crítica del lenguaje se vuelve creación de un lenguaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: