FERRARI VS VOCHO: Duelo de Escritores

Por Samuel Parra

Conocí a un bato llamado Pedro Vocho, no me impresionó, escribía historias rosas con finales cursis, de esas que incluyen el aroma a leña de otro hogar. Le dije —Nos vemos al ratón le gusta el queso.

Huí de ese encuentro más dulce que un pastel, faltan quince minutos para que mi vehículo salga del auto lavado, mientras ese momento llega, decido contarles de un argentino que me impresionó por su prosa maliciosa, genuina, irreverente, cruda, mordaz y hasta sentí lástima por sus personajes: hablo del Escritor Kike Ferrari, autor de novela Negra.

El bato es Hincha de River, trabaja en el Metro o “subte” como suelen decir por allá. En esas horas de intendencia y laburo, el autor escarba en el imaginario de su alma creativa donde quiere, a producto de gallina, provocar sufrimiento y estrés a los protagonistas de sus historias.

Y que suena mi teléfono celular, era Pedro, quería una contra réplica —¿Qué? Si la conversación no duró ni veinte minutos, aparte tú eres Prianista, Católico de clóset y fanático de las Águilas del América. Cuelgo la llamada, mejor me enfoco con mi entrevistado: el Kike.

Nos quedamos de ver en un lugar tradicional de Mazatlán, Mariscos El Torito, al bato como que no le cuadró el lugar pero le dije “Deja que suene la tambora y hasta camarones pa’ pelar vas a querer”. Ordenamos dos cervezas Pacífico bien heladas. —Eh Gordo, está buena la birra. Al invitado lo enganchamos rápido.

En México, ha tenido muy buena aceptación su narrativa. El Escritor Paco Ignacio Taibo II lo invitó a participar en varias ferias del libro y eventos que organiza la Asociación Civil Brigadas para Leer en Libertad.

¿Qué diferencias encuentra entre las novelas negras escritas en Argentina con las del extranjero?

La primera diferencia, la más clara está en los usos del lenguaje, el género negro es bastante dado al uso del lunfardo y eso hace una fuerte diferencia entre las novelas escritas entre un lugar y otro. Después no estoy seguro que haya enormes diferencias, yo no creo en las literatura nacionales demasiado, pienso más en la literatura en términos de región, literaturas urbanas, por ejemplo de aquí del Río de La Plata. Me parece que eso son unos ámbitos en los que son más fácil unificar, yo encuentro más puntos de unificación entre Leonardo Oyola, que escribe en Buenos Aires, y BEF que escribe en el DF (Ciudad de México) que entre compañeros que escriben en la Argentina en distintos ámbitos.

Enrique Ferrari, que publica con el seudónimo: Kike Ferrari, nació en Buenos Aires, Argentina, el 14 de julio de 1972. 

Ha colaborado en las revistas: Juguetes Rabiosos, La Granada, Sudestada, Marea Popular (Argentina), Casa de las Américas (Cuba), Visión y Fiat Lux (España) y los portales Sigueleyendo (España), Hermano Cerdo (México), Cosecha Roja y Notas (Argentina).

Otra vez llama Pedro Vocho y me anuncia un bestseller: mira amigo, se trata de un chavo que es arquitecto y se enamora de una morra que se transforma en anciana. —Eso ya se escribió güey, es Aura de Carlos Fuentes — Y cuelgo la llamada, otra vez.

Este libro ha sido su Hit más importante. Publicado en 2011, obtuvo al año siguiente el premio Silverio Cañada, a la mejor ópera prima en la Semana Negra de Gijón, la Edición Francesa fue finalista del Gran Prix de Littèrature Policière y el Prix SCNF du Polar. También fue premiado en 2010 y 2011 en el concurso de relatos policíacos de la Semana Negra.

¿Qué escritores del género le han influenciado más?

La vida de un Escritor tiene distintos momento y distintos momentos de influencia, pero los autores que más fuerte me han influenciado, dentro del género negro, son Ross Macdonald, Jim Thompson, Vázquez Montalbán y Taibo.

Ha publicado las novelas Operación Bukowski (2004), Lo que no fue (2010), que obtuvo la primera mención en la 50º Edición del Premio Literario Casa de las Américas, en 2009, Que de lejos parecen moscas (2011), Punto ciego -en coautoría con Juan Mattio- (2015) y Y es probable que no quede ninguno -con el heterónimo de Hank McPherrar- (2015). También ha editado el libro de relatos Entonces sólo la noche (2008), que mereció el tercer puesto del Premio del Fondo Nacional de las Artes de 2008; y el libro de artículos Postales rabiosas (2010).

¿Hay grandes escritores que anteponen la literatura a la vida y otros que prefieren la vida a la literatura ¿En qué bando te situarías?

No estoy seguro que haya una gran dicotomía, yo no pienso en la literatura fuera de la vida, parece que la escritura y la lectura son una experiencia vital tan fuerte como agarrarse a trompadas o coger. No creo que la diferencia entre literatura y vida exista realmente.

La charla se detiene. Aparece Pedro Vocho ante nosotros e insiste en presumir otro bestseller: mira la historia es sencilla e impactante, es un muchacho con una máscara de cartón que se la renta a un amigo para tener sexo con las mujeres. Kike se le queda viendo, yo escribo en una servilleta una sencilla nota:

Pendejo, ese es El Obsceno pájaro de la noche, de José Donoso.

También ha sido finalista del Grand Prix de Littérature Policière (Francia), 2012, finalista del Prix SNCF du polar (Francia) y primer accésit en el Concurso de relatos policiacos de la Semana Negra de Gijón (España) 2014.

Este escritor, nacido en el barrio de Almagro, es un sujeto sin poses ni ambiciones. Escribe con perseverancia porque tiene fe. ¿En qué cree un tipo como Kike Ferrari? En que todo este mundo puede ser un lugar distinto, un lugar mejor.

Ser Escritor es un oficio no muy remunerado, reconoce el autor quien se gana la vida trabajando en el Metro o “Subte” en el área de intendencia.

La mayoría de los autores del género negro, son fieles a un protagonista, un detective, un policía, un juez o un forense, en tu caso, también eres multipersonaje, al más puro estilo Agatha Christie. ¿Es más fácil para ti dar vida o dar muerte?

Supongo a que eso debe de deberse a que yo no soy estrictamente un escritor de género negro, entonces voy usando los personajes y las historias a medida que las voy necesitando. Repito un montón de personajes, personajes que están en una huelga y reaparecen lateralmente en un cuento pero no necesariamente como protagonistas porque de hecho, en los últimos dos o tres libros míos, es muy difícil juntar un protagonista y tengo una tendencia a matar a mis personajes.

La hace de mago, escritor y hasta mesero, ese Pedro Vocho no se detiene. Nos sirve unos Tamales Barbones, eso sí le reconozco, tiene estilo para chingar la madre. Unos minutos antes, decide asaltar al Cronista de Teacapan y lo amenaza de manera infame: ¡Los tamales o la vida! Así lo cuenta el Maestro Joaquín Hernández.

—Un amigo viene para acá, él se encargará del quilombo este. —Me comenta Kike mientras se toma la quinta cerveza.

Después de tu libro, ¿ya hay un siguiente proyecto? ¿Eres de los que empieza la siguiente novela en cuanto pone fecha de fin a la anterior, o necesitas un tiempo de regeneración creativa?

Depende del momento, depende de cuánto haya tomado el escribir ese texto. Entre “Que de lejos parecen moscas y el siguiente libro pasaron un par de años y a lo largo de este año terminé un libro en agosto y estoy terminando una novela ahorita mismo. Tiene mucho que ver con lo que uno ya está pasando y que tanto se estiran o se contraen los imagen que trae uno.

Que de lejos parecen moscas es un policial, una novela negra y muy efectiva. Hay un protagonista rico y poderoso que sólo genera desprecio: el Señor Machi. De repente, cuando sale con su auto de tenernsexo con una “mina” y tomar algunas líneas de cocaína —va por la autopista siendo la envidia de los que miran esa flecha negra surcando el asfalto—, algo le hace ruido en la cajuela. Baja, mira y hay un cadáver. Así comienza la historia y no te suelta hasta que termina.

Nunca pido a un escritor que elija entre sus novelas, pero sí conocerte como lector, ¿Cuál fue el primer libro que recuerdas, ese que te impactó o te llevó a pensar que quizás, algún día, fueras escritor? ¿Algún autor que te apasione, de esos de los que compras las nada más que se publican?

Bueno, fácil, el primer libro que me hizo pensar que quería ser Escritor fue Sandokán, los Tigres de Malasia, cuando yo era muy chico, tenía ocho años, venía una reseña biográfica de Salgari y yo, después de leerla, ya sabía lo que quería ser. Quería ser muchas cosas, como bombero o jugador de fútbol pero fue la primera vez que pensé en la literatura como un plan posible. Y autores que compro sin pensar hay un montón.

Kike tiene una mirada dura, como sus personajes pueden infringir dolor, él los dota de humanidad.

Ya estoy hasta la madre (frase célebre que siempre festeja el buen Christian Grave) de las ocurrencias de Pedro Vocho. La tambora sigue tocando, al ritmo del Niño Perdido se acerca a nuestra mesa un hombre alto, de aspecto grueso, mal encarado, que suda rudeza y escupe ácido por la boca. Es el amigo de Kike: La Cloaca Pereyra.

— ¿Vos sos Pedro Vocho?

— Cámara, rin, llanta valedor.

— Venid conmigo o se pudre todo.

— Pero estoy con mis amigos.

— Soy Gardel, la concha de tu madre.

Lo toma del cuello y lo alza en vilo, lo mete a un bolso negro para llevárselo a un lugar desconocido. Ninguno de los comensales se asusta o sorprende. Ya estaban hartos también.

Es más rápido el Ferrari, un Vocho muerde el polvo.

Publicado por Huérfanos de Saturno

Somos crítica del mundo en que vivimos y crítica de la literatura, crítica de la crítica y esa crítica es creadora siempre. La crítica del lenguaje se vuelve creación de un lenguaje.

Un comentario en “FERRARI VS VOCHO: Duelo de Escritores

  1. Creo en una literatura de genero influenciada del caracteristicas regionales si pero a final del dia es un genero, cada escritor se identifica por su forma de desarrollar su tema el punto es que no importa si es de la ciudad o de provincia o de un país u otro.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: